Blanca Arroyo, la cordobesa que enamora con sus diseños

Blanca Arroyo, la cordobesa que enamora con sus diseños

Es una mujer encantadora y bella. Luce siempre radiante, proyecta un aura especial, quizá el mismo que transmiten sus creaciones. Blanca es oriunda de Santa Rosa, un corregimiento de Córdoba en el que vivió sus primeros años, rodeada de una naturaleza exquisita, que le ha servido de inspiración en su carrera como diseñadora.

Es abogada de profesión y se radicó en Cartagena hace varios años. Allí tiene su tienda, donde propios y foráneos consiguen trajes especiales, impregnados de brillo y trabajo minucioso para una mujer del ahora.

Una prenda diseñada por Blanca Arroyo tiene su sello propio, no pasa inadvertida: el colorido, las transparencias y la cautela que se detectan a simple vista son solo algunas de las características que han llevado a famosas como Martina ‘La Peligrosa’ o Carolina Cruz a vestir estas hermosas prendas.

Visión Total Caribe dialogó con esta talentosa diseñadora sobre su reciente participación en la feria Colombiamoda, donde fue todo un éxito y sobre otros aspectos de su carrera:

Visión Total Caribe: ¿Cómo lograste llegar a Colombiamoda?
Blanca Arroyo: Cuando comienzas algo nunca sabes a dónde vas a llegar. Creo que Colombiamoda es la suma de trabajar con disciplina y dedicación, sin esperar nada a cambio.

A la final todo lo que hagas en la vida, todo suma. Hasta lo que algún día pareció insignificante resulta útil en cualquier momento. Por eso todo lo que hacemos se debe hacer con amor y con excelencia. Nada debe hacerse porque sí, hay que perseverar y perseverar hasta que quede perfecto. Además, nunca sabes quién te está viendo.

V.T.C.: ¿Qué tal la experiencia en esa plataforma?
B.A.: Fue una experiencia fantástica. La marca Blanca Arroyo tuvo una gran aceptación en el evento. Los medios de comunicación, así como el gremio de la moda en general, estuvieron muy atentos. Realmente fue una experiencia gratificante. Hicimos un excelente trabajo y el proyecto se cumplió a cabalidad. No fue fácil: tuve momentos de agrado y otros un tanto diferentes, como todo. Nuestra línea es un poco complicada, los vestidos llevan muchas horas de trabajo y están hechos con mucho detalle, pero, gracias a Dios, todo salió perfecto, pudimos fantasear haciendo un despliegue del brillo en todo su esplendor en la pasarela.

V.T.C.: ¿Qué mostraste en pasarela?
B.A.: Los lujos de Blanca Arroyo, una pasarela inspirada en el concepto del lujo y su evolución a lo largo de la historia, comenzando con la excelencia en la materia, que sería el vestido, la importancia de su creador y la marca. Hoy en día el marketing juega un papel importante. Hicimos una fusión de los tres elementos, valorando la importancia de cada uno; nos inspiramos en el nuevo tipo de lujo, que se focaliza en la esencia de las cosas y el lujo real de hoy en día. Por ejemplo: tener tres celulares y una vida de estrés te puede enfermar, eso no es un lujo. Un lujo que se está posicionando cada vez más es el disfrute de la naturaleza, del aire puro, de la paz del campo. Es un lujo, llevar un vestido elaborado a mano, por artesanos expertos, un vestido con piedras, canutillos, lentejuelas, encajes, muranos, plumas, etc. Prendas en las que cada detalle es importante, con materiales de altísima calidad, diseños para mujeres que cumplen cualquier rol en la sociedad, pero que no se olvidan de ser femeninas.

V.T.C.: ¿Cuándo piensas abrir sucursales de tu tienda en otras ciudades?
B.A.: Bueno, estamos haciendo showroom en Panamá, ciudad que disfruto muchísimo y que me encanta. Me siento muy afortunada de que a muchas mujeres del mundo les guste lo que hago. De momento, estoy concentrada en una línea infantil y de grandes que acabamos de lanzar. Ésta lleva por nombre Gaviota y está inspirada en el mar. Siempre me tomo las cosas con calma y dejo que vayan fluyendo.

V.T.C.: Tres cosas que no pueden faltar en un vestido de Blanca Arroyo
B.A.: Tiene que tener un toque de lujo y de brillo. Además, tiene que ser cómodo y fácil de llevar; un vestido que sea versátil, que sea como un guante, que te quede bien y con horma perfecta. Lo más importante es la mujer que lo lleva puesto; ésta tiene que tener actitud para lucirlo con glamour y elegancia.

Blanca Arroyo es una abogada cordobesa que se dedica, con gran éxito, al diseño de modas. Su reconocimiento en el medio se refleja en la invitación que obtuvo este año a la pasarela más importante del país: la feria Colombiamoda, en Medellín. Su estilo se caracteriza por la comodidad, la elegancia, el brillo, el cuidado del detalle y el primoroso trabajo a mano en las prendas. Tiene planes de internacionalizar su propuesta, con la apertura de una tienda en Panamá.

V.T.C.: ¿Con qué diseñadores colombianos te identificas?
B.A.: Tengo varios que me encantan. Colombia está llena de talentos. Somos un país lleno de creadores, tenemos ropa, zapatos, carteras, joyas, de todo. Yo miro el mercado y veo cómo los colombianos hemos vivido la moda y su evolución, y me quedo fascinada con todos, a todos les promulgo respeto y admiración.

V.T.C.: ¿Qué consejo deben acatar las mujeres para lucir elegantes?
B.A.: La elegancia es el buen gusto, es la ausencia de vulgaridad, es elegir bien, es tener buena actitud, buenos modales y manejarse con prudencia y moderación al hablar, al caminar. La elegancia no tiene nada que ver con el dinero, ni con el vestido que llevas puesto, tiene que ver con tu educación y en cómo proyectas esos principios. Por eso, es tan importante que nos cultivemos y seamos inquietas por aprender, por estudiar. En internet tenemos información útil en cualquier campo. Tu ojo se acostumbra a cosas bonitas y se va refinando.

V.T.C.: ¿Qué sigue en tu carrera?
B.A.: Yo vivo mi día a día y trabajo muchas horas. Me apasiona lo que hago. Convertí mi arte en mi oficio y eso requiere mucha responsabilidad, pero vivo el ahora. La vida bien vivida es bonita, siempre me enfoco en mis cosas. Siempre he pensado que no hay que quedarse ni un solo minuto a ver qué hace el vecino. Cuando se logra eso, ya lo demás es ganancia. Hay que tener una vida propia y disfrutarla.

V.T.C.: ¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?
B.A.: Lo que más disfruto de mi trabajo es la parte creativa, la escogencia de las telas y de los materiales. Todo lo hacemos de manera grupal, es imposible hacerlo sola; esa parte de compartir las ideas y desarrollarlas en equipo es muy divertida.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*