Ejercicios para relajar  y fortalecer los ojos

Ejercicios para relajar y fortalecer los ojos

Realizar movimientos oculares es clave y necesario para mantener una correcta salud visual hasta edades avanzadas.

 

Por: REDACCIÓN VISIÓN TOTAL CARIBE

 

Según concluyó el estudio del Instituto Max Planck de Psicolingüística titulado “Los verbos referentes a la vista predominan en las culturas, la clasificación de verbos no visuales varía”, realizado entre hablantes de 13 idiomas diferentes, la vista es el sentido más importante.

 

En todas estas culturas aparecen muy frecuentemente palabras y verbos relacionados con observar, contemplar, mirar, ver, vigilar, leer… Representan un 60% del vocabulario referido a los sentidos.

Tres causas principales explican por qué la vista es el sentido más importante, indica Asifa Majid, investigadora del Instituto: “Casi el 50% del cerebro se dedica al procesamiento visual; vemos constantemente durante el día, pues, aunque parpadeemos, la mente rellena el hueco, de manera que experimentamos una imagen constante. Y la tercera explicación es más social: coordinamos el conjunto de experiencias a través de la vista”.

 

Por todo ello nuestros ojos necesitan ejercicios oculares para relajar y fortalecer los ojos, además de que fomentan hábitos saludables y previenen enfermedades seniles y degenerativas oculares. Sus funciones principales son fortalecer los músculos de los ojos, mejorar el enfoque y estimular el centro de la visión del cerebro. Esta terapia visual ayuda a mejorar la adaptación a problemas oculares existentes y a mantener el nivel de visión actual.

 

Hoy te presentamos algunos ejercicios oculares relajantes:

 

Auto-masaje: Cierra los ojos. Coloca la punta de tus dedos sobre la frente, un centímetro aproximadamente arriba de las cejas y haz círculos pequeños suavemente durante unos segundos. Después estira las cejas con tus manos, siguiendo su forma del centro hacia afuera. Finalmente, coloca los dedos a los lados de los ojos (en la sien) y realiza movimientos circulares.

 

Relajación visual: Párate derecho con las piernas un poco separadas. Sin mover los pies, gira tu cuerpo y la cara lentamente hacia la derecha y regresa a la posición inicial y sigue a la izquierda, no frenes el movimiento; observa con los ojos todo el recorrido. Inhala y exhala lentamente.

 

Palming (palmeo): Siéntate cómodamente frente a una mesa. Apoya los codos sobre ella, junta los dedos de la mano y flexiónalos un poco de forma que simules un caparazón. Cubre los ojos, cuida que los dedos cruzados se ubiquen en la frente y la nariz esté libre para respirar. Sin ejercer presión, mueve las manos de una forma circular. Recuerda que el objetivo del palming es relajar, así que no aprietes demasiado las palmas de tus manos sobre tus ojos. Practícalo todos los días durante una semana y notarás cómo tus ojos, mente y cuerpo estarán más liberados del estrés.

 

Ochos: Estira un dedo y simula que escribes en el aire un número 8 grande horizontal. Observa tu dedo mientras realizas este movimiento, tu cabeza debe permanecer inmóvil. Hazlo de forma suave y lenta, para que tu respiración sea tranquila. También puedes mover los ojos en direcciones distintas: izquierda-derecha, arriba-bajo, en círculo, siempre dibujando un 8.

 

Cerca y lejos: Estira un dedo de tu mano y colócalo enfrente de tus ojos. Aleja tu mano lentamente hasta que esté totalmente estirado tu brazo. Ahora, acerca despacio el dedo muy cerca de los ojos (a unos 5 centímetros aproximadamente). Tus ojos deben permanecer fijos en el dedo. También puedes enfocar la vista en algún objeto cercano y luego mover la vista hacia un objeto lejano: Realízalo durante 5 ciclos.

PARA MEJORAR LA ADAPTABILIDAD

 

Adhiere una lista o cinta (que no sea transparente) de medio centímetro de ancho al cristal de una ventana, a la altura de tus ojos. Ubícate a 35 centímetros del vidrio y elige un objeto lejano, más allá de la ventana. Mira la marca durante dos segundos y luego fija tu vista por igual tiempo en el objeto que has elegido; luego regresa la mirada a la marca en el vidrio.

 

PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN DE SANGRE Y EL LÍQUIDO INTERNO DEL OJO

 

  1. Cierra tus ojos durante 5 segundos, luego ábrelos durante el mismo tiempo. Repite este ejercicio 8 veces. Este ejercicio relaja los músculos oculares.
  2. Masajea tus globos oculares durante un minuto, con movimientos circulares del dedo índice sobre los parpados cerrados y con muy suave presión.
  3. Al despertarte, lávate los ojos con agua tibia y luego con agua fría. En las noches, antes de dormir repite el procedimiento, pero inicia con el agua fría.

 

PARA FORTALECER LOS MÚSCULOS OCULARES 

  • Entorna tus ojos arriba y abajo con la mayor amplitud posible, sin levantar ni bajar la cara.
  • Dibuja un círculo con la mirada, primero en el sentido de las manecillas del reloj y luego al contrario.
  • Dibuja arcos verticales: primero en el sentido de las manecillas del reloj y luego al contrario.
  • Dibuja diagonales con la mirada.
  • Con la mirada sigue un arco cóncavo y luego otro convexo.
  • Mueve los ojos como dibujando un rombo.
  • Dibuja corbatines con la mirada.
  • Dibuja la letra S, primero en posición horizontal y luego vertical.
  • Pasa la mirada en diagonal desde la parte superior a la parte inferior de tu campo visual. Repite el ejercicio iniciando desde el otro extremo superior.
  • Intenta mirarte la punta de la nariz.
  • Parpadear con mucha frecuencia durante 2 minutos, normaliza la circulación sanguínea intra-ocular. Parpadea mucho, como si tus párpados fuesen las alas de una mariposa que está volando.
  • Luego de realizar los ejercicios, descansa la vista, cerrando los párpados para relajar la musculatura ocular.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*