El Museo Romántico de Barranquilla y la lucha por salvarse

El Museo Romántico de Barranquilla y la lucha por salvarse

Antes, la visita al Museo Romántico formaba parte de la agenda académica de muchos colegios, tanto así que en una sola jornada llegaban varios buses escolares.

Por: Raiza Marcela Jiménez.

Redacción y fotografías.

El emblemático Museo Romántico de Barranquilla se encuentra atravesando un difícil momento, ya que recientemente fue embargado por la Administración Distrital por una deuda que supera los 8 millones de pesos. Esta medida se tomó por medio de la Secretaría de Hacienda distrital y la oficina de Gestión de ingresos, entidades que han manifestado en los medios locales que debido a que se trata de un escenario cultural, el Museo Romántico goza de una exención del 90% del impuesto, por lo que solo está obligado a pagar el 10%.

Del mismo modo, Fidel Castaño, gerente de gestión de ingresos del Distrito, enfatizó que están dispuestos a llegar a un acuerdo con los propietarios del inmueble, para acordar una solución cómoda para ambas partes.

La Secretaría de Cultura también manifestó su apoyo para el icónico museo. Hace algunos días, el secretario de cultura, Juan José Jaramillo, visitó el espacio cultural en compañía de un equipo interdisciplinario conformado por Daniel Castro, director del Museo Nacional de Colombia (entidad que apoya a todos los museos del territorio colombiano), y María Eugenia Castro, directora del Museo de Arte Moderno de Barranquilla.

“El fin de esta visita fue básicamente para solicitarle al Ministerio de Cultura y a la dirección del Museo Nacional de Colombia que nos acompañaran en la elaboración de un informe sobre qué es lo que necesita el Museo Romántico. Estas personas nos entregarán desde Bogotá unas recomendaciones para que hagamos del Museo Romántico un verdadero templo cultural para la ciudad de Barranquilla”, informó a este medio el Secretario de Cultura del Distrito, Juan José Jaramillo.

Sin embargo, la situación no deja de ser preocupante para Gloria de la Espriella, esposa del director del Museo Romántico, Alfredo de la Espriella. En diálogo con Visión Total Caribe, la pareja del historiador manifestó que su situación económica no les permite en estos momentos asumir la deuda, y que el estado de la casa patrimonial es lamentable: se está viniendo abajo, y no cuentan con los recursos para costear los trabajos de refacción que necesitan con urgencia las instalaciones.

“Antes, la visita al Museo Romántico formaba parte de la agenda académica de muchos colegios, tanto así que en una sola jornada se veían varios buses escolares afuera. Ya no viene ningún colegio, y por eso me ha tocado a mí pagar el agua y la luz de mi bolsillo”, sostiene Gloria, con una notable decepción en su voz.

Añade además que varias piezas históricas necesitan ser reparadas, pero el dinero que ingresa al museo (alrededor de 250.000 pesos mensuales) no es suficiente: el segundo piso está tan endeble que no aguantaría un aguacero; un mueble que perteneció a Gabriel García Márquez necesita un arreglo, y las puertas y ventanas exigen mantenimiento. “Muchas personas se han acercado dispuestas a ayudar, pero apenas se enteran de que hay un testamento que dice que el museo pertenece a la fundación de la que Alfredo es el director, se pierden. Da la impresión de que están interesadas es en la casa, y no en el rescate del museo”, lamenta Gloria.

En estos momentos, Gloria y su esposo esperan que los barranquilleros se animen a empaparse de la historia de su ciudad, pero no han podido ni siquiera actualizar el valor de la entrada en su sitio web, ya que, entre otras carencias, no cuentan con servicio de internet por falta de pago.

 

Historia del Museo Romántico

Es una antigua mansión de estilo republicano, donada por las hermanas Carmen y Esther Freund, hijas del judío alemán Julius Freund.

Dentro del recinto, se atesoran objetos históricos de Barranquilla y toda la región Caribe, entre los que se destacan los disfraces de las reinas del carnaval de distintas épocas, cartas escritas por Simón Bolívar, el piano que perteneció al teatro Emiliani, y pertenencias de la insigne poetisa Amira de la Rosa, tales como su mecedora, un vestido y su máquina de coser.

Dentro del recinto, se atesoran objetos históricos de Barranquilla y toda la región Caribe, entre los que se destacan cartas escritas por Simón Bolívar, entre otros.

 

El estado de la casa patrimonial es lamentable y no cuenta con los recursos para costear los trabajos de refacción que necesitan con urgencia las instalaciones.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*