Gabo, eternamente en Cartagena

Gabo, eternamente en Cartagena

Por: Angélica Blanco Cortina.
Fotos: cortesía Universidad de Cartagena.

Desde el domingo 22 de mayo, Gabriel García Márquez estará para siempre en Cartagena. Frente al mar, cerca de la que fuera su casa, en el Claustro de La Merced de la Universidad de Cartagena, reposan sus cenizas, en un monumento que incluye un busto de bronce, autoría de la artista británica Katie Murray.

La familia García Barcha, el presidente Juan Manuel Santos, Edgar Parra Chacón, rector de la Universidad de Cartagena, periodistas, escritores, amigos y autoridades culturales se reunieron en el patio central del Claustro para depositar las cenizas de nuestro Nobel de Literatura y hacerle un sentido homenaje a su vida y obra. Uno de los invitados especiales fue el cantautor Adolfo Pacheco, quien interpretó algunas de las canciones que más le gustaban a Gabo.

13235153_10156939169470367_1610846994015670549_o

Un busto, esculpido por la artista Katie Murray, fue erigido en el lugar.

Mercedes Barcha, escogió al periodista y escritor Juan Gossaín para que pronunciara unas palabras ante las cenizas de Gabriel García Márquez. El orador, recordó su amistad con él y lo ensalzó como un amigo verdadero, de esos que no desaparecen. Contó que, aunque Gabo nunca lo escribió, le escuchó decir que él deseaba morir y ser enterrado en Cartagena. “Esta no es una ceremonia fúnebre, es un homenaje a la vida”, expresó.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando Mateo García homenajeó a su abuelo con la interpretación de un fragmento del libro Vivir para contarla. Por su parte, la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Cartagena amenizó la ceremonia; el acordeonero Julio Rojas y el juglar de las sabanas Adolfo Pacheco, interpretaron El mochuelo y Mercedes, canciones muy especiales para Gabo. Para finalizar, una lluvia de mariposas amarillas de papel cayó desde el segundo piso, sorprendiendo a los asistentes y recordando que el realismo mágico de Gabo permanecerá vivo en sus libros y, ahora, en Cartagena.

El Claustro La Merced, en la Universidad de Cartagena, fue el sitio escogido por la familia de Gabriel García para que reposen sus cenizas. Allí se levantó un monumento, que perpetuará la memoria del Nobel de Literatura.

13235686_10156938938550367_6587533609692076986_o

Familiares del Nobel de Literatura colombiano encabezaron el acto.

Un nuevo sitio para visitar
El Claustro de La Merced se convierte en un escenario obligatorio para turistas y cartageneros que quieran visitar al Nobel. La Universidad de Cartagena asume el reto de preservar este lugar que, además, será un centro cultural para la ciudad, con una biblioteca especializada y auditorios para eventos educativos.

La entrada será gratuita y el programa de turismo de la U. de C. es el encargado de registrar la entrada al público, con el fin de evitar aglomeraciones alrededor de la imagen, que pongan en riesgo el monumento, el cual será vigilado por personal de seguridad y contará con circuito cerrado de cámaras. El horario de entrada al Claustro es de 8:00 a. m. a 12 m. y de 2:00 a 5:00 p. m., de lunes a sábado.

Desde ya, la Universidad organiza una agenda académica y cultural que contempla la Cátedra Gabriel García Márquez, que se realizaría en mayo de 2017, y pretende reunir literarios, investigadores y académicos en torno a las obras narrativas del más grande escritor de Colombia.

13248613_10156939097605367_3934450297009303655_o

Juan Gossaín, periodista y amigo del Nobel fue el orador escogido por la familia.

Un grupo de estudiantes y docentes de los programas de Comunicación Social, Literatura y Turismo de la Universidad de Cartagena están trabajando en un proyecto cultural, que busca convertir el Claustro de La Merced en una memoria de personajes y sitios históricos de ‘Cien años de soledad’, obra insignia de Gabo.

Sobre la reconstrucción
El Claustro de La Merced cambió su imagen interna para acoger las cenizas de Gabriel García Márquez. Desde 2015 iniciaron las obras de remodelación de su plazoleta principal. Álvaro Barrera, fue el encargado de este proyecto arquitectónico, que tuvo un costo total de mil 162 millones de pesos, de los cuales la Universidad de Cartagena aportó 581 millones, 517 provinieron del Ministerio de Educación y 64 millones fueron apropiados del presupuesto 2016 de la U. de C.

En medio de la plazoleta, sobresale la cubierta superior de un aljibe colonial de ladrillos rojos. A sus lados construyeron dos canales, que aparecen adornados por flores amarillas. La pasarela es en vidrio de seguridad, sobre una estructura metálica por la que se puede caminar. Ahí está una columna que sostiene el busto de García Márquez donado por Murray.

La imagen es la de un Gabo tranquilo, sonriente y con una mirada serena, que invita a leerlo una vez más; a dejarse envolver por la magia única que caracteriza cada una de sus obras.

En adelante, en ese lugar reposarán las cenizas, dispuestas por la viuda Mercedes Barcha y demás familiares en una ceremonia privada.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*