Luis Carlos Gómez narra la conquista de su sueño

Luis Carlos Gómez narra la conquista de su sueño

Uno de los jóvenes talentos monterianos en el exterior es el comunicador social y periodista Luis Carlos Gómez Armella, quien desde hace más de tres años se desempeña como presentador de deportes y narrador de fútbol en el canal Directv Sports. Su sencillez, amabilidad, naturalidad, buena energía, profesionalismo y calidad de voz lo han convertido en uno de las figuras más populares de este canal.

Visión Total Caribe conversó con esta joven figura del periodismo deportivo para presentarles a nuestros lectores un perfil de su vida personal y profesional.

Visión Total Caribe: ¿Cuáles son los mejores recuerdos de tu infancia en Montería?
Luis Carlos Gómez Armella: La parte del colegio. En esa edad, con los compañeros, hacíamos muchas travesuras. Me gustaba muchísimo el fútbol. Jugué y representé al colegio en varias copas. En un internacional, que recuerdo fue en Medellín, la Copa Alcázar Internacional Infantil, donde quedamos segundos. También representé a la institución en intercolegiados. Esa parte deportiva la recuerdo muchísimo, porque no llegué a ser futbolista profesional, pero igual hoy día estoy relacionado con el fútbol, como periodista deportivo.

V.T.C.: Tu papá quiso que fueras médico ¿qué fue lo que motivó esa aspiración y cómo tomó él que no siguieras su deseo?
L.C.G.A.: Los papás, con la edad, se enferman frecuentemente y desean tener un hijo médico. No pudieron con mis hermanos. Yo empecé a estudiar odontología. Dije: si me gusta la parte de odontólogo, me cambio, porque hay materias afines. Me fui a Bogotá, a los 17 años, empecé a estudiar odontología en la Universidad del Bosque. Fui un mes y no volví. Uno a los 17 años no tiene las cosas claras. Me puse a ver qué más me gustaría estudiar. Dije: me gusta el tema de los medios de comunicación, la televisión, la radio… Por ahí me terminé inclinando, para estudiar comunicación social en la Sergio Arboleda.

V.T.C.: ¿Cómo es la relación actual con tu familia, respecto de tu profesión?
L.C.G.A.: La relación es muy buena. Ellos entendieron que uno tiene que estudiar lo que le apasione o le nazca. Ahora, que estoy lejos de Colombia (estoy en Buenos Aires hace cuatro años) los lazos se intensifican más; hay más unión de ellos conmigo y es recíproco todo ese amor, que ha ido creciendo con la distancia. Recuerdo que mi papá me decía que la mejor herencia que los papás pueden dejarles a los hijos es una profesión. Por ese lado, ellos se sienten muy satisfechos de que uno de sus hijos sea profesional y que esté ejerciendo bien.

V.T.C.: Una de tus primeras incursiones en un arte u oficio fue en la actuación, ¿cómo te fue en eso y qué te quedó para la vida?
L.C.G.A.: Incursioné realmente fue en el modelaje. Antes de ingresar al modelaje quería entrar en la actuación. Fui a averiguar en la agencia de Maritza Rodríguez por un taller de actuación. Me dijeron que por qué no empezaba como modelo, para después meterme en la actuación. Arranqué como modelo, desfilando y haciendo campañas publicitarias. Hice un trimestre de actuación con Alfonso Ortiz. Tomaba clases por las noches. Pero vi que eso de interpretar personajes no me gustaba; prefería mostrarme como soy. La presentación es eso: te muestras natural. Mientras estudiaba en la universidad, en el tiempo que me quedaba, hacía cosas de modelaje.

V.T.C.: ¿En qué momento descubriste que lo tuyo era la presentación en televisión?
L.C.G.A.: Estudiando Comunicación Social y Periodismo, tuve como profesores a periodistas reconocidos, como Juan Roberto Vargas, que me decían que tenía voz de locutor. Me fueron elogiando esa faceta. Empecé a creerme el cuento. La televisión siempre me había apasionado, al igual que la radio. Me visionaba como presentador de ESPN o de Directv Sports. Cuando salió el canal de Directv Sports, en 2010, para la época del mundial de Sudáfrica, lo contraté. Empecé a ver la programación y a sus periodistas, que hoy son mis compañeros. Yo me veía ahí, como uno de ellos. Y vea que Dios me dio la oportunidad de estar trabajando en una de las dos cadenas internacionales más grandes en el tema de deportes.

V.T.C.: De lo hecho hasta el momento, ¿cuál te ha parecido el reto más grande?
L.C.G.A.: Haber viajado a Nueva Zelanda, al Mundial Sub 20. Estar ahí, en el lugar de la noticia, cubriendo a Colombia. Fue un reto laboral muy grande. Porque todo lo hacemos desde estudio: cubrimos las ligas internacionales y hacemos los programas desde el estudio. Salir a exteriores y estar en contacto con la noticia fue una experiencia muy enriquecedora.

V.T.C.: Montería y Córdoba no son tierra de tradición futbolística, más bien beisbolera o boxística… ¿de dónde te nace el gusto por el balompié?
L.C.G.A.: En Montería siempre jugué fútbol desde chico, en el barrio, con amigos. En esa época no había tanto apoyo en Córdoba y en Montería como hay ahora. No había un equipo. Estaba el Atlético Córdoba, pero jugaba en Cereté. No me lo inculcaron en mi casa. El fútbol entonces no era tan televisado como hoy. Vine a ver fútbol ya grande, como a los 8 o 10 años. Pero ya lo jugaba desde antes. Bueno, no se lo he preguntado a mi padre… pero creo que él tuvo algo qué ver, porque él jugaba en la empresa donde trabajaba; así que creo que él me llevaría a los partidos y me fue inculcando ese amor. Jugando con amigos fui desarrollando las habilidades. No me fue mal jugando fútbol. Competí con varios jugadores que hoy están en la liga profesional. Si hubiese seguido por ese camino, creo que hoy estaría jugando profesionalmente.

V.T.C.: ¿Cuál es tu equipo de fútbol favorito?
L.C.G.A.: Crecí viendo a Atlético Nacional, en la época gloriosa de finales de los 80 y comienzos de los 90, cuando era con jugadores criollos, de los cuales se alimentaba la Selección Colombia. En esa época, Maturana dirigía a Atlético Nacional y a la Selección Colombia. Como no teníamos en Montería un club al cual apoyar, Atlético Nacional fue el equipo que desde pequeño seguí y que todavía sigo.

V.T.C.: ¿Cómo ves a Jaguares de Córdoba en la Liga colombiana?
L.C.G.A.: Tener un equipo de fútbol en primera división significa progreso para la región. Los monterianos y todos los cordobeses, merecíamos desde hace mucho tiempo tener un club al cual apoyar y sentirlo nuestro. Muchos crecimos simpatizando por otros equipos como Nacional, América o Junior. La tarea de construir hinchada no es fácil, aun no tenemos suficiente cultura futbolera para consolidar ese aspecto, nos debemos mucho a los resultados y no a ver el fútbol como un estilo de vida.

Ascender a primera división es difícil y, mucho más, mantenerse en la máxima categoría. Hay muchas cosas por las cuales el equipo no la está pasando bien: no han podido reemplazar a los buenos jugadores que se fueron y algunos de los que han llegado no han estado a la altura. El Estadio Municipal dejó de ser una fortaleza; ya no se le saca ventaja al calor de Montería y, sobre todo, se ha perdido algo que no se puede perder en ningún equipo: identidad de juego.

Como amante del fútbol y de nuestra cultura, espero que Jaguares vuelva a enderezar el camino y nos mantengamos muchos años en primera división, entendiendo que la transición de la categoría B a la A no es fácil, pero una buena gestión lo hace posible.

V.T.C.: ¿Tienes tantos recursos para la cocina como para la narración deportiva? ¿Cuáles son tus platos predilectos?
L.C.G.A.: Desde los 17 años, cuando me trasladé a Bogotá, tuve que empezar a desenvolverme por mí mismo, a vivir solo e independiente; desde esa edad empecé a cocinar. Mi fuerte son las pastas; hago también arroz con pollo y comidas al horno. No consumo muchos fritos, excepto el patacón. Extraño mucho la comida de allá.

V.T.C.: ¿Qué tan fácil es encontrar o elaborar comida colombiana en Argentina?
L.C.G.A.: Hay un restaurante colombiano, donde se encuentra ajiaco, bandeja paisa… No es lo mismo que los platos que se comen en Colombia, pero es lo que más se aproxima al sabor típico de la comida colombiana. Esos restaurantes lo hacen sentir a uno más cerca del país.

V.T.C.: ¿Cómo fue el proceso para llegar a Argentina?
L.C.G.A.: No fue fácil, a pesar de que vine a la Argentina con trabajo. Inicialmente vine de convenio con la Sergio Arboleda, a ver unas materias de cine que me hacían falta para graduarme. Cuando estaba a punto de terminar las materias dije: me voy y no regreso más; porque es una cultura distinta. Nosotros somos de dar mucho calor humano, aquí no tanto; es un país mucho más cerrado. La comida es muy diferente… Tuve un choque cultural.

Aparte de las materias de cine, hice un curso de relato y comentario deportivo. Algunos de mis profesores trabajaban o aun trabajan en Fox Sports y Directv Sports. Cuando estábamos para terminar el curso, ellos se enteraron de que yo me iba de Argentina y le dieron mi contacto al productor de la central de Directv Sports. Él se puso en contacto conmigo, me pidió la hoja de vida y me citó a entrevista. Hice una prueba de relato y comentario, lo hice tranquilo, aunque un poco nervioso, porque no había tenido la experiencia como tal en el medio. Al día siguiente me llamó el productor, a decirme que el Gerente de Transmisiones me quería conocer. Les gustó lo que hice y me vinculé con ellos desde marzo de 2012.

“Nunca creí que fuera a llegar ser narrador, pero Dios me puso en este lindo trabajo. Entonces soy narrador de fútbol y presentador de deportes”, confiesa Luis Carlos Gómez Armella.

V.T.C.: ¿Cuáles son las cualidades que debe tener un periodista deportivo para descollar en el medio?
L.C.G.A.: Debe ser astuto, sagaz y profesional; debe ir directamente a la fuente, no meterse a especular mucho; tener credibilidad, no adelantarse a la noticia por dar la chiva; hacer las cosas bien; esforzarse, ser disciplinado. Para alcanzar el éxito hay que tener talento y ganas de trabajar.

V.T.C.: ¿Es posible un comentarista de deportes objetivo?
L.C.G.A.: Esa es la idea. A uno le dicen desde la universidad que hay que ser neutral. Pero a veces es muy difícil serlo, porque cuando uno está dando una opinión, está expresando lo que piensa y cree; y es muy difícil ser neutral ante cosas que uno ve; uno termina tomando partido ante ciertas situaciones; hay que expresar siempre lo que se piensa y lo que se siente, independientemente de que seas o no neutral. Nosotros nos la jugamos con la opinión, expresamos sentencia sobre ciertas cosas; si consideramos que algo estuvo mal, lo decimos. Eso es lo que nos diferencia de otras empresas o compañías de televisión.

V.T.C.: ¿Cómo ves a la Selección Colombia de cara a la eliminatoria a Rusia 2018?
L.C.G.A.: Después de la Copa América quedó el sinsabor de una desastrosa presentación. Pero viendo el partido amistoso ante Perú, recobró su juego, su fútbol, su alegría, su identidad… Creo que deja unas buenas sensaciones para la eliminatoria. El regreso de Macnelly Torres fue muy importante, porque le hacía falta profundidad a la Selección. Pékerman se dio cuenta de que había jugadores históricos que no estaban en buen nivel, como Armero, Zúñiga o Cuadrado. Llamó a otros talentos, como Fabra, Cuéllar, Balanta y Castillo, con los que puede conseguir variantes; gente nueva que rindió muy bien, con notas bastante destacadas. Creo que Colombia tiene una camada de jugadores impresionante, que se debe seguir aprovechando. Falcao tiene que recuperar su nivel.

Creo que hoy la delantera de Colombia es Teófilo y Bacca. Falcao la va a tener difícil para volver a la titular.

V.T.C.: ¿Comida argentina o colombiana?
L.C.G.A.: Colombiana.

V.T.C.: ¿Mujeres sabaneras o gauchas?
L.C.G.A.: Sabaneras.

V.T.C.: ¿Tangos o un buen “perreo” de reggaetón?
Reggaetón.

V.T.C.: Si pudieras tener un súper poder, te gustaría volar ¿hasta dónde te gustaría encumbrarte?
L.C.G.A.: Hasta lo más alto.

V.T.C.: ¿Cuál es tu límite?
L.C.G.A.: No tengo límite. Ni el cielo es el límite.

1 Comentario

  1. Avatar
    Osvaldo Godoy Mayo 21, 2016

    Luis Carlos, te veo en Fútbol Total todos los días y creeme que eso no es lo tuyo. Con todo respeto estás desvalorizando al programa, pero ojo que no sos el único…

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*