Museo Comunitario de San Jacinto, un atractivo turístico de Bolívar

Museo Comunitario de San Jacinto, un atractivo turístico de Bolívar

El Museo Comunitario en cinco salas expone la música de gaita, los tejidos en telar y las tradiciones afro descendientes de los palenqueros.

 

Por: Angélica Andrea Blanco Cortina. Fotos: Fabián Álvarez.

 

San Jacinto, la ‘Tierra de la Hamaca Grande’ se ha convertido en un atractivo turístico de Bolívar.  A 90 minutos de Cartagena queda este municipio del departamento, que enamora desde su entrada, donde se exponen miles de coloridas artesanías hechas a mano.

Además de gaitas, los petroglifos de los antepasados -diseños simbólicos grabados en rocas- su gastronomía, sus costumbres y su ecoturismo, engalanado por la flora y fauna del Cerro Maco, a San Jacinto se llega para visitar el Museo Comunitario, ubicado en una esquina de la plaza central.

Este museo que es considerado escenario patrimonio de los Montes de María, guarda la historia de esta región que fue devastada por el conflicto armado. En 1983 este lugar funcionaba como Biblioteca Municipal, Museo y Escuela de Formación Artística, pero 30 años después la comunidad en 5 salas ha recreado las tradiciones culturales de los Montes de María, convirtiéndolo en un lugar obligado para conocer.

Desde La Heroica van los turistas a San Jacinto a realizar los toures que incluyen largos recorridos por la población y, en especial, por el Museo, espacio construido colectivamente para la investigación, conservación y difusión de los ancestros monterianos.

 

Recorrido por el Museo

El Museo Comunitario en cinco salas expone la música de gaita, los tejidos en telar y las tradiciones afro descendientes de los palenqueros.

La primera sala llamada ‘San Jacinto’ está compuesta por cerámicas, con aproximadamente 6000 años de antigüedad, consideradas como una de las más antiguas del continente americano hasta hoy. Esta sala contextualiza la sociedad Zenú y su relación con los Montes de María, previo a la ocupación Malibú, y en ella se puede conocer cómo fueron los procesos de poblamiento y sedentarización de la Costa Caribe.

Siguiente a esta sala, se encuentra un espacio con el nombre ‘La vida Malibú’ lleno de piezas arqueológicas que hacen parte de la colección del museo y recrean la cotidianidad de los antiguos indígenas de los Montes de María –Malibú-. Cada rincón de esta sala exhibe el legado cultural que ha trascendido de generaciones en generaciones de estos indígenas; es posible evocar recuerdos de su espacio, territorio y costumbres.

La ‘Sala de tradición artesanal’ está enmarcada por el universo de las mujeres de la región de los Montes de María, las dueñas de los diseños de la elaboración de las hamacas. Este arte se ha transmitido de una generación de mujeres a otras, de abuelas a nietas, de madres a hijas, de tías a sobrinas desde hace miles de años y aún continúa.

En esta sala se aprecia de cerca cada uno de los elementos necesarios para los tejidos propios de esta región; la composición de un quiosco sanjacintero, la relación de los habitantes con el espacio tejido y las demás labores artesanales desarrolladas en el municipio y las transformaciones que han tenido a lo largo de la historia.

El Museo también tiene un lugar reservado especialmente para el folclor, la ‘Sala de la gaita’ donde con facilidad se reconoce y se valora lo importante de las expresiones del folclor sanjacintero a nivel local, nacional e internacional. Aquí se disfruta de los repiques del tambor y del sonido particular que de la gaita hembra y macho nacen para entonar una cumbia, una puya o un bullarengue.

En este mismo sitio se exponen los más íntimos secretos de los juglares de los Montes de María y de los Gaiteros de San Jacinto, sus logros y reconocimientos, como los Grammys y Congos de Oro.

Este Museo tiene la magia de dejar impregnado en sus visitantes un sentimiento valioso hacia todas esas expresiones artísticas, que esconden historias de nuestros antepasados indígenas. Con tan solo recorrerlo es posible sentir el admirable trabajo que ha venido haciendo Jorge Quiroz, el responsable de la creación de este museo, y la conservación que depende únicamente de su pasión y sus ganas de conservar la identidad cultural de toda esta región.

 

En el lugar se exponen los más íntimos secretos de los juglares de los Montes de María y de los Gaiteros de San Jacinto, sus logros y reconocimientos, como los Grammys y Congos de Oro.

 

Este Museo tiene la magia de dejar impregnado en sus visitantes un sentimiento valioso hacia todas esas expresiones artísaticas, que esconden historias de nuestros antepasados indígenas.

 

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*