Pharmamedic: limpieza y desinfección en el área hospitalaria

Pharmamedic: limpieza y desinfección en el área hospitalaria

Nota patrocinada.

El fenómeno de infección ocurre frecuentemente por no observar normas fundamentales y por no prevenir situaciones del diario vivir y en la convivencia de los seres humanos entre sí y de estos con el entorno.

Uno de los ambientes susceptibles de proliferación de infecciones son las instalaciones hospitalarias, como quiera que hasta allí llegan personas con todo tipo de gérmenes, mientras que otras, por su condición de salud, tienen disminuidas las defensas o zonas expuestas, por lo cual son frágiles a los ataques de tales microorganismos.
En este orden de ideas, es fundamental la adecuada asepsia de las instalaciones para evitar infecciones intrahospitalarias, que suelen causar graves alteraciones de la salud y pueden conducir a la muerte.

Acciones
Dentro del proceso de asepsia existen varios pasos o acciones.

  • Limpieza o descontaminación: Mediante agua, detergentes y productos enzimáticos se remueven los materiales extraños (detritus, sangre, proteínas, etc.) que se adhieren a los diferentes objetos.
  • Desinfección: Aplicación de químicos para eliminar microorganismos patógenos.
  • Esterilización: Procedimiento físico o químico, mediante el cual se eliminan todas las formas de vida microbiana, incluyendo las esporas bacterianas.

Sustancias
Para lograr este objetivo se usan diferentes sustancias o productos, tales como:

  • Germicidas: Destruyen diferentes microorganismos y se usan tanto sobre tejidos vivos, como sobre objetos inanimados.
  • Desinfectantes: También eliminan gérmenes, pero solo se aplican a objetos inanimados. Deben ser compatibles con los equipos y e ir acorde con las recomendaciones de los fabricantes.
  • Antisépticos: Son compuestos antimicrobianos que se usan sobre tejidos vivos.

Materiales críticos
Existen ciertos elementos u objetos considerados críticos por representar alto riesgo de infección, por ejemplo, aquellos que entran a los tejidos o al sistema vascular, como es el caso de los instrumentos quirúrgicos, catéteres vasculares o urinarios, prótesis, mallas, etc. Requieren de esterilización para ser usados.

Materiales semicríticos
Entran en contacto con las membranas mucosas o con la piel afectada, por ejemplo: equipos de anestesia, de terapia respiratoria y los endoscopios. Deben ser sometidos a desinfección de alto nivel, mediante compuestos como glutaraldehído, peróxido de hidrógeno, ácido peracético o compuestos clorados.

Materiales no críticos
Tienen contacto con la piel intacta: tensiómetros, barandas de las camas, muebles, pisos, etc. Su desinfección es muy importante, porque se pueden convertir en reservorios y en ruta indirecta de transmisión de patógenos que se adquieren durante la estancia hospitalaria.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*