Protección dental temprana

Protección dental temprana

Por: Yamil Antonio Aljure Lis. Odontólogo Universidad Nacional de Colombia, Especialista en Auditoría de Calidad en Salud Universidad CES.

Es muy común la creencia en que los programas de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad son estrategias nuevas en los servicios de salud y que su implementación se inició con a la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993. Esto es erróneo, especialmente para departamentos como Antioquia, que han sido pioneros en el diseño y ejecución de estrategias en la prestación de servicios de salud, incluidas las acciones de salud oral.

Lo anterior significó avances en la disminución de la ocurrencia de caries y control de la severidad de la enfermedad de las encías. Sin embargo, estas enfermedades siguen siendo las más frecuentes en nuestra población, lo cual nos lleva a la inevitable pregunta: “¿Qué se puede hacer para cambiar esto?”

Para poder impactar verdaderamente el problema, es necesario hacer que la población misma, que es el objeto y razón de ser de cualquier servicio de salud, se involucre activamente en los llamados programas de promoción y prevención, incluyendo las acciones del programa de salud oral y que, a través de la educación, se cambie verdaderamente al individuo, de forma que se comporte de forma saludable. Si tenemos individuos sanos, tendremos comunidades sanas.

Por ejemplo, la prevención de la caries en los niños debe iniciar con el fomento de la lactancia materna, haciéndoles énfasis a las madres en que una alimentación balanceada es básica para el adecuado crecimiento y desarrollo de sus hijos y, de paso, evitar el daño de los dientes; invitándolas también a que lleven sus bebés a consulta de crecimiento y desarrollo y para la aplicación de barniz de flúor, desde la salida del primer diente hasta los 17 años; capacitando a las mujeres gestantes en cómo el cuidado de la salud de la boca disminuye el riesgo de aborto y de nacimientos prematuros; explicándoles a las personas con hipertensión y diabetes que las enfermedades de la boca aumentan el riesgo de complicaciones, y los cuidados que deben tener para evitarlas, etc.

En fin, la invitación es a todos los usuarios del Sistema de Salud para que conozcan y usen los programas de promoción y prevención, incluyendo por su puesto el programa de salud oral. En estos tiempos de crisis del sector salud, es indispensable que la comunidad tome el control y sea protagonista de su propio cuidado, haciendo realidad el concepto de instituciones prestadoras de servicios de salud, diseñadas no solo para cuidar y curar enfermos, sino para evitar que las personas se enfermen.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*