• Salud como derecho fundamental  en  Ley Estatutaria en Salud

Salud como derecho fundamental en Ley Estatutaria en Salud

La Ley Estatutaria en Salud pone la salud de la gente por encima de cualquier consideración y todas las instituciones tienen que ajustarse para cumplir ese mandato: no pueden negarle atención a una persona, imponerle demoras ni trabas, ni argumentar razones económicas para no darle atención.

 

Por: OLGA LUCIA MUÑOZ LÓPEZ, Periodista

 

Aunque los problemas de la vida diaria no se solucionan con decretos, todos los colombianos esperamos que los cambios de la Ley Estatutaria en Salud que entró en vigencia plena el pasado 16 de febrero, conviertan en realidad el disfrute de la salud como derecho fundamental. Eso sí, entendiendo el derecho a la salud no solo como el acceso a los servicios de consulta, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos, de manera oportuna, eficaz y con calidad, sino también como el acceso a las actividades de promoción de la salud y prevención de la enfermedad para mejorar las condiciones de vida en lo individual y lo colectivo.

Reconocer la salud como derecho fundamental tiene grandes implicaciones y realza la dignidad humana, porque así el derecho es de aplicación inmediata y de exigibilidad, y los jueces así deben garantizarlo. Además la Ley Estatutaria también busca reducir las desigualdades en los Determinantes Sociales de la Salud, por lo que el mejoramiento de la salud y elevar el nivel de la calidad de vida no es responsabilidad solo del sector salud, sino de diferentes políticas públicas y desde diferentes perspectivas, en asocio con diferentes ministerios e instituciones.

 

Puntos clave

 

Entre las disposiciones clave de la Ley 1751 están:

 

Convierte en obligatoria la prestación de servicios de Urgencias, sin exigir autorizaciones, para así acabar el “Paseo de la muerte” de pacientes implorando atención en distintas instituciones. El objetivo es eliminar las barreras de acceso a Urgencias, todas las personas deben ser atendidas sin argumentarse problemas de afiliación, falta de contratos con las EPS o dificultades en trámite de autorizaciones. La negación de servicios será sancionada por Supersalud.

Consagra el principio de continuidad en la salud, entendida como el derecho a recibir servicios de salud sin interrupción por razones administrativas o económicas.

Convierte en política de Estado el control a los precios de medicamentos. Ya se controlaron los precios de más de 900 medicamentos, lo cual alivia el bolsillo de las personas y del sistema de salud, porque en Colombia se vendieron algunos medicamentos con los precios más caros de la región y del mundo.

Consagra la autonomía médica, buscando la seguridad del paciente, bajo esquemas de autorregulación, ética, racionalidad y evidencia científica. Los médicos serán quienes tomen las decisiones sobre los tratamientos, ya que se prohíbe todo constreñimiento, presión o res-
tricción del ejercicio profesional que atente contra su autonomía. También se prohíbe cualquier prebenda o regalo a estos profesionales. Ni la EPS ni el hospital pueden obligar prescripciones que el médico no considere: el médico debe prescribir lo que el paciente necesita y no lo que la empresa de salud indique.

Se conserva la tutela como mecanismo de protección del derecho a la salud. Las personas podrán seguir invocando el amparo cuando les sean vulnerados sus derechos en salud, o les nieguen atenciones o beneficios.

Respeto a la dignidad de profesionales y trabajadores de la salud, quienes estarán amparados por condiciones laborales justas y dignas, con estabilidad y facilidades para incrementar sus conocimientos.

Atención especial para población en zonas dispersas: A los habitantes de zonas lejanas debe garantizárseles no solo la afiliación al sistema de salud, sino la disponibilidad de una red de servicios y las condiciones óptimas para acceder a ellos.

Tendrán prioridad las poblaciones vulnerables y minorías: Serán sujetos de protección especial los niños, las embarazadas, víctimas de la violencia y del conflicto armado, desplazados, adultos mayores, pacientes con enfermedades huérfanas o en condición de discapacidad, indígenas, minorías, entre otros.

Ampliación de beneficios a los usuarios del servicio de salud: El Ministerio de Salud tuvo 2 años para ampliar los beneficios incluidos en el Plan Obligatorio de Salud (POS), que ahora se denomina Plan de Beneficios. El objetivo es garantizar a los pacientes el acceso a todas las tecnologías, medicamentos y servicios en salud, excepto a aquello expresamente excluido del Plan de Beneficios.

Para que el médico conserve su autonomía profesional al ordenar los servicios de salud que necesite el paciente, el Ministerio de Salud eliminó los Comités Técnico-Científicos (CTC) que autorizaban servicios y tecnologías no incluidas en el POS: desde el próximo 1º de abril, el médico tratante prescribirá tratamientos o medicamentos no incluidos en el Plan de Beneficios a través del aplicativo informático MIPRES, sin necesidad de autorización; enviará la prescripción a la EPS y le entregará la fórmula al paciente. La EPS debe informar al paciente dónde le suministrarán el servicio o la tecnología en los 5 días siguientes. El objetivo es mejorar la oportunidad en la atención al no fragmentarla ni dilatarla por trámites administrativos.

 

Criterios para exclusiones o beneficios no cubiertos

Los recursos públicos asignados a la salud no podrán destinarse a financiar servicios y tecnologías que estén bajo alguno de estos criterios: 1) Tener como finalidad principal un propósito cosmético o suntuario no relacionado con la recuperación o mantenimiento de la capacidad funcional o vital de las personas; 2) Que no exista evidencia científica sobre su seguridad y eficacia clínica; 3) Que no exista evidencia científica sobre su efectividad clínica; 4) Que su uso no haya sido autorizado por la autoridad competente; 5) Que estén en fase de experimentación; 6) Que deban ser prestados en el exterior.

 

Promueve el autocuidado y la participación

La Ley Estatutaria en Salud es la primera en establecer que, en materia de salud, la gente tiene deberes consigo misma y con el sistema de salud: promueve la necesidad de que cada persona se auto-cuide, con la adopción de hábitos saludables de vida, consulta a tiempo para evitar complicaciones, poner en práctica las recomendaciones médicas y evitar cometer abusos contra el sistema, entre otros.

La recomendación para lograr la aplicación efectiva de la Ley Estatutaria y el goce efectivo del derecho a la salud, es la participación activa de los colombianos: Lo más importante es el adecuado ejercicio ciudadano sobre el criterio de la salud como derecho, a través de las Veedurías y la organización social.

 

La expectativa con la Ley Estatutaria en Salud es lograr pasar del país de los sueños al país de la realidad, en el que se asegure a las personas el disfrute del derecho a la salud, sin tener que recurrir a la tutela ni acceder por Urgencias. Donde sea realidad la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

 

 

Estos son sus derechos y deberes en el servicio de salud

 

DERECHOS

1) A acceder a los servicios y tecnologías de salud que le garanticen una atención integral, oportuna y de alta calidad.

2) A recibir la atención oportuna de urgencias sin exigirle documento o cancelación de pago previo.

 3) A mantener una comunicación plena, permanente, expresa y clara con el profesional de la salud tratante.

 4) A obtener información clara, apropiada y suficiente del profesional de la salud tratante, que le permita tomar decisiones libres, conscientes e informadas sobre los procedimientos que le vayan a practicar y sus riesgos. Ninguna persona podrá ser obligada, contra su voluntad, a recibir tratamiento de salud.

 5) A recibir prestaciones de salud en las condiciones y términos consagrados en la ley.

 6) A recibir un trato digno y respetuoso de sus creencias, costumbres y opiniones sobre los procedimientos.

 7) A que la historia clínica sea tratada de manera confidencial y que únicamente pueda ser conocida por terceros con autorización del paciente (o en casos previstos en la ley), a consultar su historia clínica en forma gratuita y a obtener copia de la misma.

8) A que se le preste durante todo el proceso de la enfermedad, asistencia de calidad por trabajadores de la salud debidamente capacitados y autorizados.

9) A la provisión y acceso oportuno a tecnologías y medicamentos requeridos.

 10) A recibir servicios de salud en condiciones de higiene, seguridad y respeto a su intimidad.

 11) A la intimidad. Se garantiza la confidencialidad de toda información suministrada en los servicios de salud y de las condiciones de salud y enfermedad de la persona, sin perjuicio de la posibilidad de acceso a la misma por los familiares en los eventos autorizados por la ley o las autoridades.

 12) A recibir información sobre los canales formales para presentar reclamaciones, quejas, sugerencias y comunicarse con la administración de las instituciones, así como a recibir respuesta por escrito.

 13) A solicitar y recibir explicaciones de los costos por tratamientos de salud recibidos.

 14) A que se le respete la voluntad de aceptación o negación de la donación de sus órganos.

 15) A no ser sometidas a tratos crueles o inhumanos que afecten su dignidad, ni a ser obligadas a soportar sufrimiento evitable, ni obligadas a padecer enfermedades que pueden recibir tratamiento.

 16)  A que no se trasladen las cargas administrativas y burocráticas que deben asumir los encargados o intervinientes en la prestación del servicio.

17)  A agotar las posibilidades de tratamiento para la superación de
su enfermedad.

 

 

DEBERES

1) Propender por su auto-cuidado, el de su familia y el de su comunidad.

2) Atender oportunamente las recomendaciones de los programas de promoción y prevención.

3) Actuar de manera solidaria ante las situaciones que pongan en peligro la vida o la salud de las personas.

4) Respetar al personal responsable de la prestación y administración de servicios salud.

5) Usar adecuada y racionalmente las prestaciones ofrecidas y los recursos del sistema.

6) Cumplir las normas del sistema de salud.

7) Actuar de buena fe frente al sistema de salud.

8) Suministrar la información requerida para la prestación del servicio.

9) Contribuir solidariamente al financiamiento de los gastos que demande la atención en salud y la seguridad social en salud, de acuerdo con su capacidad de pago.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*