• Termales “El Volcán”:  Aguas milagrosas para  muchos colombianos

Termales “El Volcán”: Aguas milagrosas para muchos colombianos

Sus propiedades minerales han hecho milagros en la salud de muchos colombianos. Proyectan la creación de un Centro Terapéutico y de Salud.

 

Por: Redacción Visión Total.

 

A 20 minutos de Santa Marta y a 10 de Ciénaga, en el caserío “Cordobita”, una piscina natural de aguas medicinales es la bendición para quienes se zambullen en pos de aliviar dolores, salir del estrés, relajarse, rejuvenecerse.

En medio de la exuberante vegetación y del trinar de pájaros, no solo se despejan los males, también se tejen sueños y se idealizan proyectos.

Fue precisamente aquí, en este mágico lugar del piedemonte de la Sierra Nevada, donde el pasado 10 de enero, el vicepresidente Germán Vargas Lleras llegó para ‘cargar baterías’ y continuar un periplo de tres días por 12 municipios del Magdalena, firmando convenios para casas gratis y optimizando sistemas de acueducto y alcantarillado.

Hay quienes aseguran que el baño nocturno que el reconocido político se dio en las aguas termales y el relajante masaje que recibió, no solo le calmó un agudo dolor de espalda, sino que le despejó la mente y le reconfortó el espíritu.

“No quiero fotos, vine a relajarme”, le dijo a Nicolás Riascos Noguera, el anfitrión. Por eso de esa visita no hay un testimonio gráfico, solo los comentarios de lo bien que le fue al vicepresidente.

 

Un paraíso con historia

Los historiadores relatan que atraído por ese manantial, hace casi dos siglos, Simón Bolívar habría viajado a estas tierras para curar la enfermedad que lo aquejaba, pero al llegar a Santa Marta, prefirió quedarse en la hacienda de su amigo Don Joaquín de Mier y Benítez (hoy Quinta de San Pedro Alejandrino) y allí esperar la muerte. Dicen que quizás si el Padre de La Patria hubiese llegado a estas aguas termales, el desenlace de su historia hubiese sido otro.

Se dijo además que en los años 30 el reconocido sacerdote cienaguero, Pedro Antonio Revollo Cantillo (Monseñor Revollo), llegaba periódicamente a El Volcán para fortalecer su virilidad y que otras personalidades de esa ciudad, al notar los positivos efectos causados en el clérigo, hacían lo mismo. Ello hizo que muchos de rancia estirpe de Ciénaga, gracias a esas aguas milagrosas, lograsen salvar la relación sentimental con sus mujeres, porque estaban ‘caídos’. En esa época le llamaron ‘El Pozo del Padre Revollo’ aunque él mismo lo bautizó como el “Pozo de la eterna juventud”.

En época más cercana que la del padre Revollo, uno de los asiduos políticos que visitaba El Volcán era el ex presidente Alfonso López Michelsen, también los exmandatarios Rafael Caldera de Venezuela y Omar Torrijos de Panamá, amigos del exgobernador del Magdalena, Alfredo Riascos Labarcés, propietario del lugar, quienes según los relatos, “buscaban simplemente relajamiento”.

Está comprobado que estas aguas azufradas son perseguidas por sus propiedades medicinales, propias para enfermedades reumáticas como la artritis, artrosis y otras, al igual que pulmonares y dermatológicas.

 

Visita sagrada

Hoy, como Germán Vargas Lleras, son muchas las personas que pueden dar fe de las bondades de este lugar, al que llegan motivados por sus aguas minerales con 42 grados de temperatura, por el baño de lodo y el masaje profesional, que hacen posible un proceso de renovación física y espiritual.

Se mencionan al cantante y actor Carlos Vives, al dirigente político Joaquín José Vives Pérez, los ‘Mellos’ Cotes (Luis Miguel y Álvaro), al ex alcalde samario Carlos Caicedo Omar y el actual ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, entre otros.

Joaquín Pérez Armenta, un cienaguero radicado hace años en Bogotá, es un convencido de las generosidades curativas al ser testigo de la sanación de uno de sus seres queridos, su hija, la nadadora profesional Alix Victoria Pérez. Comentó que ella fue objeto de una cirugía en un hombro, pero durante mucho tiempo, después de la intervención quirúrgica, quedó con dolores y problemas por inflamación: “Solo bastó que metiera el brazo varias veces en el agua para que todos los males se le quitaran”.

Raquel Rubio, esposa de Joaquín, tenía problemas de articulación en las rodillas, al punto que subir una escalera le era casi imposible. Luego de un baño de una hora en el manantial, su estado de salud mejoró. “Me siento como de 15 años”, anotó. Lo cierto es que para los Pérez Rubio, ir a El Volcán “es una visita sagrada”.

 

Beneficios medicinales

Un estudio técnico realizado en 2007 por Ingeominas a este manantial, determinó que el agua se clasifica como mineral (tiene 28 propiedades) y que teniendo en cuenta las acciones terapéuticas, podría ser utilizado como estimulante de la cicatrización y reparación de afecciones óseas y ganglionares.

También en problemas respiratorios y cutáneos, o de apoyo a tratamientos en reumatismos crónicos, artrosis vertebrales, neurálgicas ciáticas, envejecimiento articular, recuperación de fatiga muscular, enfermedades psico-somáticas y estado de estrés psíquico.

Tiene además potencial de utilización en tratamiento de psoriasis, acné, úlceras varicosas, secuelas de quemaduras, afecciones ginecológicas y afecciones del aparato circulatorio.

 

Balneoterapia

La familia Riascos Noguera, propietaria del predio, busca impulsar el desarrollo de un Centro Terapéutico y de Salud, para lo cual requeriría el apoyo de empresas de medicina prepagada.

Igualmente en carta dirigida al entonces viceministro de turismo, Óscar Rueda, le propusieron canalizar la experiencia de Rumania a través de la transferencia de tecnología para el desarrollo del termalismo y el turismo de salud.

Alfredo Riascos Noguera, gestor de la iniciativa, propuso contar en Colombia en las facultades de Medicina, con la especialización de Balneoterapia, que en ese país europeo tiene una duración de 4 años: “Es necesario institucionalizar esta especialidad, así como la coordinación en lo que serían las bases para una verdadera política integral gubernamental dirigida a este tipo de servicios”.

La Balneoterapia es el tratamiento del cuidado y la prevención en la salud, así como del tratamiento de enfermedades y lesiones con determinados remedios curativos, generalmente con aguas, en el contexto de una instalación termal.

 

Estudio de Ingeominas determinó que el agua mineral de Termales “El Volcán” tiene mucho potencial en acciones terapéuticas y tratamientos contra enfermedades reumáticas, pulmonares, dermatológicas, afecciones óseas y ganglionares, enfermedades psicosomáticas y estado de estrés psíquico, entre otras.

­­

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*