Turismo Médico por el Caribe

Turismo Médico por el Caribe

Se espera que para el 2032, Colombia aumente la cobertura en servicios de turismo de salud en un 30%

Freepik

 

La globalización del sec­tor de la salud ha dado lugar a una nueva forma de turismo que es cono­cido como turismo de salud, dentro del cual se destaca el turismo médico por ser un sec­tor de rápido crecimiento en el mundo. Cada vez son más las personas que no dudan en viajar a otro país a realizarse intervenciones o exámenes médicos, alimentando un sec­tor creciente y en pleno auge; este sector turístico emergente representa ya varios miles de millones de dólares y debería aumentar en un 25% al año du­rante la próxima década, según un reciente estudio de Visa y Oxford Economics.

 

“La demanda crece en parte debido al envejecimiento de la población, pero también por una creciente clase media en todo el mundo que se informa, a través de internet, de los tratamientos que hay para ellos en otros países”, explica Julie Munro, presidente de la Medical Travel Quality Alliance (MTQUA), que estable­ce una clasificación de los diez mejores hospitales para viajeros.

 

En Colombia existen pocas investigacio­nes sobre la fenomenología asociada al turismo médico sin embargo, se tienen servicios integrados en los cuales com­binan la hotelería, el turismo y la aten­ción médica para ofrecer más y mejores ofertas en intervenciones médicas y es­pecializadas de todo tipo, en Cartagena conversamos con una empresa que se dedica al desarrollo de este proyecto y nos dice que “Trabajamos con agencias (de viaje) y ofrecemos paquetes comple­tos, con recogida en el aeropuerto, los atendemos después de la cirugía con per­sonal médico experto, le suministramos los medicamentos y todos los servicios que requieren hasta que se recuperan y regresan a sus países de origen, estos pa­cientes bien atendidos nos traen a otros”.

 

Además hay pocos estudios acerca del turismo médico en la ciudad de Cartagena de Indias y nos encontramos con algunos datos de un estudio realizado en el año 2016, que se realizó con el objetivo de analizar la oferta y la demanda de ser­vicios de salud para extranjeros, para el cual se utilizó el modelo del mercado del turismo medico propuesto por Heung, Ku­cukusta y Song (2010), se encontró que esta ciudad sobresale por los menores costos y el reconocimiento de la calidad de los procedimientos médicos, sin em­bargo se encontraron también barreras tales como la insuficiente estructura sanitaria, la escasez de médicos espe­cialistas y la falta de personal asistencial bilingüe que caracteriza este sector.

 

Tratamientos dentales, oftalmología, cirugía estética, medicina reproductiva, tratamientos del cáncer o cardíacos, rehabilitación y exámenes preventivos, son los procedimientos que están entre la demanda que los extranjeros solicitan, pero la realidad es que aun las ciudades del caribe se quedan cortas para aten­der dicha oferta. No obstante, aunque la cultura médica cambia de un país a otro, el experto nos advierte que muchas ve­ces hay alerta del peligro por un “sobre diagnóstico” para engordar la factura, en algunas clínicas de Cartagena se han presentado graves problemas de atención a pacientes extranjeros y eso deteriora la imagen de la ciudad, además el primer prerrequisito deben ser las instalaciones médicas de calidad, una buena infraes­tructura y personal bilingüe que, para Car­tagena siguen siendo barreras, aunque se están buscando vías para disminuirlas, y ahora, la seguridad del país es también un criterio para atraer a los turistas en busca de procedimientos médicos.

 

De acuerdo con cifras de Migración Colombia, al país entraron unos 14.339 visitantes por turismo de salud en 2016, mientras que en 2012 fueron 6.281 personas.

 

En Cartagena, el mayor potencial de em­presas prestadoras de servicios de turis­mo medico está localizada en Bocagrande (73%), seguido de Manga (18%) y en úl­timo lugar Zaragocilla con un porcentaje del 9%, para atraer a los turistas se utilizan atractivos turísticos como las playas, hote­les, restaurantes de comida internaciona­les, lugares históricos, entre otros.

 

En Barranquilla hay una proyección más interesante al respecto y la zona franca cuenta con una institución médica per­manente para áreas de servicios como cirugía pediátrica, vascular, estética, uni­dad de cuidados intensivos para adultos y neonatos, rehabilitación cardiovascu­lar, anestesia, entre otros.

 

La instalación de la institución ha supuesto un cambio en la perspectiva de los servicios sanitarios a pacientes extranjeros a partir de la implementación de la primera oficina internacional para la atención de pacientes que se encuentren o residan en el extranjero la cual se encarga de la tramitación migra­toria en visas, contacto entre médico en el lugar de origen y de destino, compartir his­torial clínico del paciente, facilitar el enten­dimiento del paciente a través de la disposi­ción de traductores y personal especializado frente a eventos como el fallecimiento de un paciente y su relación cultural-religiosa.

 

La implementación de una oficina in­ternacional permite la eliminación de intermediarios de dudosa procedencia no acreditados por agencias o centros de pensamiento internacionales que impli­carían un riesgo en garantía de derechos para el paciente, así como la identifica­ción plena de responsables al momento de exigir garantías frente a eventualida­des adversas antes, durante y después del procedimiento a consumir.

 

Según cifras del Ministerio de Comer­cio, Industria y Turismo, más de 50.000 personas viaja cada año al país para atender necesidades relacionadas a la medicina, sin contar los viajeros colom­bianos que transitan al interior del país por los mismos motivos.

 

Las instituciones médicas acreditadas en Barranquilla que cuentan con oficinas internacionales, optan por la utilización de canales diferenciados para la capta­ción de pacientes según el entorno en que este se encuentre.

 

El primer canal para captar pacientes ex­tranjeros que requieran atención en salud, se caracteriza por la inclusión de estos a través de contratos/convenios de aseguramiento colectivo que garantizan un número limitado de procedimientos sanitarios de mediana y alta complejidad. El tipo de plan sanitario, cobertura, copagos y tipo de desembolso por servicio consumido depende de la se­lección que la corporación empresarial se­leccione con una aseguradora en particular.

Según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, más de 50.000 personas viaja cada año al país para atender necesidades relacionadas a la medicina, sin contar los viajeros colombianos que transitan al interior del país por los mismos motivos.

El segundo canal de captación se presenta a través de consumidores independien­tes captados por gremios (brokers) que ofertan servicios sanitarios de un grupo de médicos, clínicas y especialmente clúste­res con un alto grado de organización por medio de una publicidad independiente en internet y revistas especializadas.

 

Otro canal importante de captación se caracteriza por atraer pacientes que necesitan someterse a procedimientos y consumir medicamentos de carácter urgente con la única intención de mejo­rar su condición sanitaria sin intención de gastar un monto mayor de recursos monetarios en turismo en sus diversas denominaciones. Otra forma de captación de pacientes se enfoca en el consumidor de paquetes médico-turísticos ya sea de medicina tradicional o alternativa; para este tipo de pacientes los gremios médi­co-turísticos suelen establecer alianzas estratégicas con los diversos agentes que inciden en el servicio complejo (medicina y turismo en su denominación en prefe­rencia del consumidor) entre los cuales se encuentran las empresas de transporte de lujo, hoteles, clínicas de alta compleji­dad, centros de bienestar, organización de aglomeración médica, servicio de catering y aseguradora. No obstan­te, se espera que la captación de pacientes nacionales e internacio­nales con alto poder adquisitivo adscritos a planes complemen­tarios de salud incremente con el fin de posicionar la institución como una de clase mundial re­ferente en la atención medica de alta complejidad en la costa caribe colombiana.

 

Sin embargo, existen diversas instituciones diferentes que cuen­tan con limitaciones en la coopera­ción a fin de la conformación de un clúster en salud para la ciudad de Barranquilla. La ciudad cuenta con varios centros de salud es­pecializados con acreditación nacional y con 9 patentes de diseño y creación a la fecha se­gún Procolombia. Sin embargo y a pesar de contar con centros médicos especiali­zados de alta complejidad, no existe una cooperación entre estos más allá de con­venios interinstitucionales que propendan hacia una integración de la información disponible para efectos de aumento en la oferta a pacientes objetivos.

 

Las barreras para Barranquilla, son la fal­ta de cooperación entre organizaciones oferentes de servicios sanitario, principal­mente en el segmento curativo no estéti­co y preventivo, además de la dispersión geográfica de los actores y la escasez de información disponible suponga una per­dida en la recepción de pacientes en un 15,3% del total ingresado (por consulta y hospitalización) para 2016.

Según el Programa de Transformación Productiva y la Universidad Sergio Ar­boleda, la causa más importante de asimetría informativa en servicios mé­dicos obedece a la baja percepción de beneficio que supone la cooperación de información percibiéndola como un costo adicional para la operación global y no como una inversión. De ahí que la Cámara de Comercio de Barranquilla, se encuentre en un proceso de acompaña­miento para la construcción de un clúster en salud en el cual los pacientes tanto nacionales como extranjeros cuenten con mayor acceso rápido a servicios de sa­lud que impactaría sobre la información entendible para su toma de decisiones.

 

A través de la participación de más de 73 empresas prestadoras de servicios de salud y empresas fabricantes de productos farmacéuticos se identificó que el clúster en servicios médicos y productos farmacéuticos generaría una demanda laboral con educación superior en un 94% del total empleado, entre los cuales se destacan médicos generales, especialistas, enfermeras y auxiliares de enfermería, analistas de sistemas, información y procesamiento de datos, gerentes de servicios y auxiliar adminis­trativo en salud, ingenieros biomédicos y enfermeras en casa.

Comentar

Su correo no será publicado. Todos los campos son obligatorios*